La historia de El Trull comienza con Josep Alenyà, hace unos doscientos años, cuando manejaba las muelas de piedra con el caballo y prensaba a mano.

Continuó el abuelo Tomás y después su hijo José, quien instaló el sistema actual hace unos setenta años aproximadamente. Posteriormente, Josep Alenyà Ros, bisnieto del fundador, continuó con éste mismo sistema y ahora su sobrino Jordi Oliver, ha hecho El Trull nuevo al municipio de Corçà porque El Trull histórico había quedado pequeño y poco funcional.

El nuevo Trull sigue con el mismo sistema tradicional para obtener el aceite, muelas de piedra y prensas, pero ahora además se ha incorporado la máquina de limpiar la aceituna con vibrador. Las muelas de piedra son más grandes y con el sistema de malaxación, conseguimos una pasta de oliva mucho más homogénea a la hora de esparcir a los capazos. Anteriormente tan sólo teníamos una prensa pero, actualmente, en el nuevo Trull tenemos nueve, cada una de ellas con su carro de aceite.

Una vez prensada la pasta de aceite, va a la centrífuga para separar el aceite del agua y mediante un sistema de decantación va a parar a los nuevos depósitos de acero inoxidable para su mejor conservación. De los depósitos va directamente a las envasadoras; Una es la que llena las botellas de vidrio, latas y envases de PET y la otra es una llenadora de envasado al vacío, que se trata de una nueva incorporación. De esta manera, el aceite no se oxida nunca y sigue con todos sus ingredientes intactos de la primera a la última gota. Además, los envases son totalmente reciclables.

Con el nuevo Trull, lo que se ha conseguido es hacer aceite de la manera tradicional, pero al mismo tiempo con un gran cambio gracias al menor esfuerzo tanto por parte de los trabajadores como de los agricultores que llevan las aceitunas. Pero siempre cumpliendo con toda la normativa sanitaria obligatoria. También hay que decir, que para este nuevo proyecto, ha sido clave la implicación de la sexta generación (Albert y Jordi Oliver), que continuarán con el mismo modo tradicional de hacer aceite, para obtener la máxima calidad, como ha sido siempre norma de la casa.